la única especie que crea mapas.

Cuando sólo teníamos cien mil años de edad

construíamos círculos de piedra,relojes de agua.

Luego alguien forjó un muelle de hierro,

empezó a hacer sonar un reloj

y se colocaron líneas en cuadrícula sobre la bola del mundo.

 

Las catedrales son como máquinas que buscan el alma.

Las campanas en las torres cosen sueños entre sí.

¿Lo ves?

Siempre nos hemos dirigido a este nuevo lugar.

En realidad, no es un lugar…

pero es real.

 

Nuestra esencia es justificar.

Somos el animal que justifica,

la única especie que crea mapas.

 

Y si nuestra debilidad fue

confundir los colores claros y sangrientos de nuestros calendarios

con las condiciones meteorológicas reales,

y el territorio de pergamino de nuestros mapas

con el país que se extiende ante nosotros,

no importa.

 

Siempre nos hemos dirigido a este nuevo lugar.

Porque, en realidad, no es un lugar, pero es real.